Pregonero de políticas neoliberales: Conozca el perfil del ultraderechista Ricardo Hausmann

23 Oct, 2015 | Haga un Comentario

Discípulo y fiel pregonero del neoliberalismo. Así es Ricardo Hausmann, un solícito por la expansión de la política económica que defiende, ante todo, los intereses de los grandes grupos económicos en detrimento de las mayorías, del pueblo.

En función de ello, Hausmann ha sumado a su currículo sus esfuerzos tecnocráticos, y cuyos resultados, en Venezuela, a finales de los ochenta y a principios de la década de los noventa, no fueron nada alentadores. Hoy, nuevamente, pretende, junto a poderosos sectores económicos, restituir la política neoliberal y, con ello, arrasar con los logros sociales obtenidos por el pueblo venezolano.

El plan es arrodillar a Venezuela y a su pueblo ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en el pasado cercano dejó altos niveles de pobreza, exclusión, concentración de la riqueza, precarización del empleo e inseguridad social.

Esa confabulación quedó en evidencia en la conversación telefónica que sostuvo con Lorenzo Mendoza, dueño de Empresas Polar, audio que fue divulgado el miércoles de la semana pasada por el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, a través de su programa Con el mazo dando.

De esa manera busca sumar un caso más a su amplio prontuario. Y es que Ricardo Haussman —quien fuera uno de los integrantes de los “Iesa Boys”, encargado de adiestrar a otros prospectos de tecnócratas— fue parte de la plana ministerial de clara formación tecnocrática que tuvo el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez (compuesta también por otras figuras como Miguel Rodríguez, Gérver Torres, Moisés Naim, Gabriela Febres Cordero y el banquero Pedro Tinoco).

Ese grupo fue el que se encargó de envolver, convencer y conducir a Pérez a aceptar y poner en práctica una conjunto de medidas económicas, todas antipopulares: el paquetazo económico, y que posteriormente derivó en El Caracazo, el estallido social registrado el 27 y 28 de febrero de 1989.

Las medidas apuntaban a claros objetivos: restricción del gasto público, devaluación y cambio flotante de la moneda, reducción de los controles de precios, de subsidios y liberación de las tarifas de los servicios públicos, protección a la inversión extranjera, apertura a las importaciones, mientras que los salarios se mantenían congelados. Ello llevó a Venezuela a una incontrolable inflación, que en 1992 y 1993 llegó al 81% anual; las condiciones de pobreza rondaba el 70%.

Luego de ese desastre económico y social, el “Iesa Boy” —según consta en el currículo publicado en la web— trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo entre 1994 y 2000. También fue presidente del Comité para el Desarrollo del Fondo Monetario y del Banco Mundial.

Igualmente, formó parte de la Comisión para la Reforma del Estado (Copre), un libreto más intentado por la burguesía neoliberal de finales del siglo XX, con la que se pretendía desintegrar el Estado hasta la privatización de todas las instituciones estatales de bienes y servicios.

Hausmann continúa hoy día las reglas del buen discípulo del FMI. En “defensa” del neoliberalismo y el capitalismo, insta a eliminar las barreras que impiden la propagación de ambos sistemas económicos, y eso se refleja en el exhorto que le hizo, sin cortapisas, a su amigo Lorenzo: “No es posible pensar en una salida a Venezuela a este peo sin ayuda internacional sustancial”. Propone así, como buen pregonero de las políticas neoliberales, un nuevo paquetazo.

F: AVN

@DifundeLaVerdad