Gobernador de Santander insta al presidente Santos a atender problemas de la frontera

06 Nov, 2015 | Haga un Comentario

Bachaqueros

El gobernador del Norte de Santander, Edgar Díaz Contreras, exigió este jueves al Ejecutivo colombiano tomar medidas estructurales para atender la zona fronteriza con Venezuela- con el propósito de que la región pueda ser “autosuficiente”.

La autoridad santanderiana destacó que la medida de cierre de la frontera, aplicada en agosto por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, es una posición soberana, por lo que instó al Gobierno del Juan Manuel Santos a “prestar más atención al Norte de Santander”.

“(La medida de cierre fronterizo) es la autonomía del presidente de Venezuela (…). Este anuncio lo que nos indica es que el Gobierno debe prestar mayor atención a Norte de Santander. Debemos ser una región más autosuficiente e iniciar verdaderamente un proceso de cambio para poder despegar”, dijo Díaz Contreras citado por el diario El Espectador.

El gobernador, aunque reconoció la ayuda del Ejecutivo colombiano “en los primeros meses” del cierre del lindero con “medidas coyunturales”, exigió “acciones estructurales” que le permitan a la zona “generar empresa y, en consecuencia, oportunidades de empleo”, mediante la expedición de decretos para superar la crisis económica, puesto que ese estado dependía prácticamente de Venezuela.

El gobernador exigió este jueves: “Queremos más trabajo, esfuerzo y participación, que sus intenciones no se queden en reuniones y mesas de trabajo. Que se vean las acciones, a través de la expedición de decretos donde se brinde una exención al impuesto de renta y demás exoneraciones que estimulen y motiven a los empresarios nacionales y extranjeros a invertir en Norte de Santander”.

Además del contrabando de combustible, el Norte de Santander se abastecía con productos venezolanos. En septiembre de este año, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) reconoció que, por lo menos, 12.000 personas surtían sus negocios con alimentos extraídos ilegalmente y 90 % de la población consumía esos rubros, subsidiados por Venezuela para garantizar el acceso de sus habitantes a la canasta básica.

Se estima que del lado colombiano, 30.000 familias en todo el eje fronterizo vivían del contrabando de combustible procedente de Venezuela.

De acuerdo con cifras del Ministerio para Petróleo y Minería, al vecino país se desviaba prácticamente 35 % de la producción nacional, que equivale a 100.000 barriles de gasolina y diesel cada jornada.

Desde que se decretara el cierre, aplicado por Venezuela para frenar el contrabando, la violencia y las mafias que afectan la economía, el Gobierno colombiano se comprometió a enviar alrededor de 1,4 millones de barriles de combustible adicionales al Norte de Santander para atender la gran demanda. Sin embargo, ha sido insuficiente.

La situación ha evidenciado, no sólo la dependencia de Venezuela sino la histórica desatención del Gobierno central a esa zona fronteriza.

En septiembre de este año, el impacto del cierre fue particularmente evidente. La inflación en Cúcuta (capital del Norte de Santander) y el Área Metropolitana se disparó, especialmente en alimentos y bienes y servicios. La previsión es que sigan el alza dada la dependencia de esos artículos venezolanos que persisten en la economía nortesandereana.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, informó que por problemas de agenda de su par colombiano, Juan Manuel Santos, la reunión que estaba prevista para esta semana “quedó para enero, febrero del próximo año”.

El Presidente venezolano destacó la necesidad de que en Colombia se eliminen “las normas permisivas con el ataque a la moneda venezolana”, y las leyes que en el vecino país permiten “legalizar” el contrabando de extracción, así como medidas efectivas para combatir “a los grupos paramilitares, a los secuestradores, a los narcotraficantes”.

@DifundeLaVerdad