El Heredero de Chávez

08 Abr, 2013 | 2 Comentarios

Nicolás Maduro

¿Manos al volante? Nicolás Maduro, que asumió la Presidencia de Venezuela tras la muerte de Hugo Chávez, en marzo, da un volantazo a la izquierda y frena el microbús Ford que conduce frente al portón de una casa de Barinas, ciudad del interior de Venezuela situada a 500 kilómetros de Caracas.

¿Podrían esperarme en el coche por dos minutitos? Voy a visitar a una persona y ya vuelvo”, pide a las periodistas de Folha, interrumpiendo una conversación que ya duraba 20 minutos.

El portón se abre, Maduro aparca en el pequeño garage, al lado del salón de la residencia. De la puerta sale una señora que llora. Los dos se abrazan. Ella solloza aún más. Es doña Elena Chávez, la madre de Hugo Chávez. Otro hijo de ella, Adán Chávez, gobernador del Estado de Barinas, se acerca. Los tres desaparecen por 30 minutos. A la vuelta, Maduro asume de nuevo la conducción del vehículo. “Todavía le duele, más todavía cuando nos ve. Todos los recuerdos del hijo vuelven, es demasiado duro”, dice sobre doña Elena. “Pero siga con sus preguntas”, dice. “Habla, habla todo, sobre lo que quieras”.

Tras seis días de espera en Venezuela, maduro concedía finalmente la entrevista exclusiva. Hablaba allí mismo, en el coche, de camino entre el mitin que hizo por la mañana con cerca de 30.000 personas, en un gimnasio en el que Chávez posó la infancia, y el aeropuerto, donde embarcaría para una nueva actividad.

Es normal que Maduro conduzca su propio coche durante la campaña. Elegido como sucesor de Chávez, disputa la presidencia con Henrique Capriles, candidato de la oposición. Las encuestas sitúan a Maduro como favorito en las elecciones marcadas para el próximo domingo (14).

El evento político en Barinas ha estado especialmente agitado. Parte de la familia del líder fallecido estaba a su lado en la tribuna.

“Si todos nosotros aquí somos hijos de Chávez, ¿qué es Adán para nosotros? ¡Un tío protector!”, discursaba Maduro, con los brazos entrelazados con los del hermano del ex presidente. “¡Chávez vive! ¡La lucha sigue!”, gritaba a la multitud.

“Enfrentamos la desaparición física de nuestro comandante eterno. Vamos a defender esta revolución, el legado de Chávez. Necesito vuestro apoyo, el de esta linda y gloriosa familia de Chávez”. Y el público: “¡El pueblo unido jamás será vencido!”.

“¿Queréis el capitalismo”, preguntaba. “Nooo”, respondía la multitud. “¡Vosotros decidís si queréis a Nicolás Maduro, un hijo de Chávez, o el burguesito que entrega la patria!”, decía refriéndose a Capriles. “Vuelva a su mansión en Nueva York, burguesito caprichoso. Voy a derrotarte con la ayuda de este pueblo glorioso”.

Al final, Maduro alza la mano: “Juro”, grita en el micrófono. El público imita el gesto. Y repite: “Juro”. Sigue él: “Cumplir los dictámenes de nuestro comandante Chávez”. La multitud se hace eco al unísono.

Ex conductor de autobús, sindicalista, Maduro era diputado y presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, en 2006, cuando Chávez lo eligió para ser canciller del país. Le pilló por sorpresa. Juntó asesores, abrió el mapamundi y dijo: “El mapa de Caracas lo conozco perfectamente. Ahora tengo que conocer este de aquí”.

Maduro está casado con la abogada Cilia Flores, nueve años mayor y militante destacada del chavismo: ella también presidió la Asamblea Nacional y fue procuradora general de la República. Tiene un hijo, el flautista Nicolás Ernesto, y un nieto.

Maduro dijo a Folha no creer en que la oposición llegue algún día al poder en Venezuela “en el siglo XXI”. Afirmó que los medios de comunicación públicos tienen que “educar al pueblo para la revolución”, defendió la participación de las Fuerzas Armadas en el proceso político y dijo que el socialismo venezolano prevé una fuerte iniciativa privada en el país.

Apoyado por el ex presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, que le envió un vídeo para que lo usase en la campaña, Maduro reaccionó a las declaraciones de su oponente, que dice tener al gobierno del ex presidente de Brasil, capitalista pero que combate la pobreza, como modelo. “Lula también es un padre para nosotros”.

Maduro em campanha 

 - ¿Cómo será el chavismo sin Chávez, que era formulador, estratega y portavoz del gobierno?

Nicolás Maduro – El presidente Chávez fundó un movimiento revolucionario y de masas en Venezuela. Le dio una ideología y una Constitución. Nuestro proceso revolucionario está constitucionalizado. Lo dotó de un cuerpo de doctrinas, de principios. Nos dejó un testamento político, el programa de patria, con objetivos a corto, mediano y largo plazo. Y promovió un nivel de participación y de protagonismo de las amplias mayorías como nunca se vio en la historia de Venezuela. Estamos preparados para seguir haciendo la revolución. Formó a un pueblo y nos formó a nosotros para un proyecto.

Pero el 44% de los venezolanos, que votaron a la oposición en las elecciones presidenciales de 2012, no están de acuerdo con ese proyecto. ¿Y si, ahora o en el mediano plazo, perdiesen las elecciones?
Nosotros aceptamos todas las elecciones que perdemos. Venezuela tiene gobernadores y alcaldes de la oposición. Tiene diputados, el 40% del Parlamento. Si algún día ganaran, cosa que dudo que pase en el siglo XXI, bien, ganarían y asumirían la Presidencia. Y tendrían que ver qué hacen con este país. Venezuela tiene un pueblo consciente y bases sólidas para funcionar como país independiente en vías del socialismo.

Ustedes hablan mucho de unidad. ¿Pero hay varios grupos en el chavismo. No puede producirse un fraccionamiento, como ocurrió con el peronismo en Argentina?
El movimiento revolucionario nacional está unido alrededor de la imagen, de la espiritualidad y de la ideología de Chávez. De un proyecto de patria. Patria grande. Está unido alrededor de una dirección colectiva que él construyó. Y alrededor de la designación del comandante Chávez de mi persona como conductor de la revolución para esa etapa. Estamos unidos.

¿Sin el liderazgo incontestable de Chávez, habrá alternancia en el liderazgo del chavismo?
Ni un “pitoniso”, ni un brujo, un vidente, nadie puede saber lo que nos depara el destino. Lo que te digo es que en este momento histórico estamos sólidamente unidos. Y el mundo debe saber que esa dirección colectiva ya pasó por varias pruebas de fuego. Estamos preparados para la victoria el 14 de abril y para gobernar muy bien nuestro país.

En Venezuela, canales privados de televisión hacen campaña a favor del candidato de la oposición, Henrique Capriles. Y canales estatales le apoyan a usted. Los canales públicos son de todos. ¿No deberían ser imparciales?
Los canales públicos, en una revolución como la que estamos viviendo en Venezuela, tienen que formar al pueblo, prepararlo para esa revolución. Tienen que salir a defender la verdad frente a una dictadura mediática que promovió un golpe de Estado [en 2002, las emisoras privadas apoyaron la tentativa frustrada de deponer a Chávez]. Fue el primer golpe de Estado dado por canales de televisión. Es necesario buscar una lectura más cerca de lo que pasa en Venezuela. Los canales públicos han sido el contrapeso necesario y son uno de los sustentos para estabilizar la sociedad. Si hubiesen desaparecido en los últimos seis años, habría una guerra civil. Los canales privados nos habrían llevado a una guerra de todos contra todos.

Globovisión, emisora privada de la oposición, está siendo vendida a un empresario amigo del gobierno. ¿Es así que es posible que casi todos los medios sean favorables al gobierno?
Nosotros supimos por la prensa que Globovisión se estaba vendiendo. En todo caso, es una negociación entre empresarios amigos. Es problema de ellos, realmente. Es necesario ver como termina. Sabe que el mensaje más poderoso de la venta de Globovisión es el de que saben que están perdidos.

Ellos dicen que hicieron todo para que se eligiese a la oposición de Chávez, lo que los llevó a una situación precaria.
Globovisión simplemente jugó para derrocar al gobierno y fracasó. Y el fracaso político y de comunicación los llevó a un fracaso económico. Están quebrados, dicen ellos. Y simplemente están aislados de la sociedad. Saben que vamos a gobernar este país por muchos años, la revolución va a continuar. Y creo que están cansados ya. Se cansaron, se rindieron.

El candidato Capriles dice que no tiene acceso a las radios porque las que dan espacio a la oposición son perseguidas. ¿No es importante que las voces divergentes tengan espacio?
Bien, pero ellas tienen el 80% de los medios de comunicación. Si va ahora mismo a cualquier lugar de Barinas y compras los periódicos, verá que son medios privados contra el gobierno. Las televisiones regionales, las radios, del 80% al 90% de ellas se sitúan contra el gobierno. Hacen su negocio, venden su producto. Ellos [la oposición] tienen todos los medios, nosotros solo tenemos un solo medio: el de la conciencia popular, que los derrota todos los días. Cuanto más veneno meten a la gente, la gente más reacciona. Puede andar por cualquier lugar en Caracas. Encontrará un pueblo con conciencia. ¿Cómo se creó eso? Con el liderazgo del presidente Chávez, que era pedagógico, salía a la calle, hablaba, formaba a la gente.

¿No hay un culto a la personalidad de Chávez en Venezuela?
No lo hubo en vida y ahorita lo que hay es amor. Culto al amor, el agradecimiento del pueblo a un líder que ya es llamado en América de Cristo Redentor de los pobres. Un hombre que trascendió nuestras fronteras.

La llamada “unión cívico-militar” es uno de los pilares del chavismo. En un continente como América Latina, con un histórico de golpes militares, no sería mejor que las Fuerzas Armadas estuviesen apartadas del proceso político?
Nosotros tenemos unas Fuerzas Armadas que han logrado rescatar los valores del libertador Simón Bolívar, que tiene una doctrina antiimperialista y anticolonialista, latinoamericana, propia. Usted sabe que los EUA están funcionando como un vampiro sediento, buscando las riquezas petroleras y los recursos naturales del mundo con guerras, invasiones. Y nuestras Fuerzas Armadas tienen ahora una doctrina de defensa integral del país, de las mayores reservas petroleras del mundo. Defienden nuestro suelo, nuestra tierra. Tienen una doctrina nacionalista, revolucionaria, asumieron el socialismo como causa de la humanidad para construir una nueva moral. Aquí se formaban oficiales con los manuales de la Escuela de las Américas [financiada por los EUA], que formó las Fuerzas Armadas latinoamericanas durante cien años. Enseñaban a nuestros oficiales en inglés, casi sin traducción. Es una vergüenza que no ocurre más.

En Brasil se considera una gran conquista el hecho de que las Fuerzas Armadas no intervengan más en la política interna. Por principio, ¿no sería mejor que en Venezuela ellas también estuviesen en los cuarteles y la disputa política se desarrollase solo entre civiles?

No, es un error. Las Fuerzas Armadas no pueden estar en los cuarteles. Tienen que estar en la calles, en las fábricas, en los barrios, con el pueblo, para poder defender a la patria. No pueden ser una élite alejada del pueblo. No. Tienen que formar parte del propio pueblo.

¿Y con fuerte participación política?

Bueno, depende de lo que entienda por política. Lo que nuestras Fuerzas Armadas no tienen es formación partidista. Usted no va a ver ningún oficial mandando votar por ningún partido político, ni haciendo campaña por un partido.

¿No, presidente? Cuando el ministro de Defensa, Diego Molero, dijo que las Fuerzas Armadas harían todo para atender los deseos de Chávez, eso se interpretó como una petición de voto para usted.

Bien, lo que las personas tienen que saber, y ojalá se sepa en Brasil, es que nuestro almirante en jefe Molero dio esa entrevista un día después de la muerte de nuestro presidente. Y el candidato de la oposición había ofendido gravemente a la familia del presidente. Dudó de la muerte del presidente. Cuestionó la posibilidad de que yo asumiese la Presidencia [Maduro era vicepresidente]. Nuestros oficiales estaban indignados. Y él [Molero] entonces dijo “respetamos a nuestro nuevo comandante en jefe Nicolás Maduro, presidente de la República”. Fue un gesto constitucional y también de moral. No electoral.

El gobierno del ex presidente Lula disminuyó la pobreza pero nunca habló de cambiar las estructuras capitalistas de la sociedad brasileña, como rezaba Hugo Chávez en Venezuela. ¿Qué opina cuando colocan el “lulismo” como contrapunto del “chavismo”?

Cada país tiene su ritmo. Yo fui testigo de, por lo menos, 14 reuniones del presidente Lula con el presidente Chávez. Y puedo decirte que eran dos hermanos. Los dos se entendían perfectamente. Y los dos sabían que tanto lo que Lula hacía, como gran líder de Brasil, como lo que hacía Chávez aquí era parte de un solo proceso, de liberación de América Latina.

¿No hay izquierda buena, con Lula, e izquierda mala?

Se intentó durante mucho tiempo [decir eso]. En 2007, había toda esa campaña brutal contra el presidente Chávez. Y Lula propuso, para que no se peleasen él decía: [imitando a Lula] “‘Chavess”, vamos a hacer una cosa. Vamos a reunirnos cada tres meses para acabar con las intrigas”. Y así se hizo. Fueron más de 14 reuniones a partir de ahí. Ahora, sí, puedo decirte: Lula para nosotros también es un padre. Porque Lula es fundador de las corrientes de izquierda de nuevo cuño que surgieron de los años 80 en adelante. Nos inspiramos en la ética de Lula, en su energía, en su liderazgo trabajador.

Pero Lula, como dije, no habla de cambiar el capitalismo.
Cada uno lidió con la circunstancia histórica de su país. Y Lula empujó a Brasil hacia una gran ola progresista, de prosperidad, de desarrollo.

El candidato Capriles dice que su modelo es el de Lula

Para la derecha eso queda muy malpara una derecha que nunca trabajó queda muy mal colocarse la barba de Lula. Lula ganó trabajando en los hornos de la lucha, de la historia.

Capriles elogia a Lula por combatir la pobreza sin tocar el sector privado.
Si hay algo que decir de Lula, Néstor Kirchner, Cristina [Kirchner] y otros líderes es que son, en esencia, antineoliberales. Liberaron a nuestros países del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Esa derecha que trata de disfrazarse de Lula, es en su esencia, privatizadora, dependiente de la forma neoliberal y del FMI. No tiene nada que ver con el legado ni con el patrimonio político y cultural de los valores que Lula representa.

En el gobierno de Chávez, la presencia del Estado avanzó. Pero el sector privado aún representa el 58% de la economía. Si vencen, ¿van a estatalizar más empresas más sectores? ¿Hasta dónde llega lo que llaman socialismo del siglo XXI?
El socialismo del siglo XXI es diverso. Tiene las particularidades y está enraizado en la dinámica verdadera de cada país. Cada uno tiene su realidad. Y no podemos creer que hay menos o más socialismo porque el nuestro, el boliviano, el ecuatoriano, el nicaragüense o el cubano no se parecen con las experiencias de la antigua Unión Soviética o de Rumanía.

¿Hay lugar entonces para un sector privado fuerte?
La historia está por escribirse. Hay espacio para inversiones que vengan a desarrollar un modelo productivo e inclusivo. Lamentablemente en Venezuela los cien años de modelo de rentismo petrolero no permitieron que surgiese un capital fuerte. En lo fundamental, el capital se articuló a la renta petrolera sin generar capacidad productiva y desarrollo tecnológico. Ese capital no tiene visión de país, nacionalista.

Es diferente de lo que pasó en Brasil o en Argentina, por ejemplo, que tuvieron burguesías nacionales. En Venezuela no hay burguesía nacional. Nuestras dificultades son, entonces, mayores. Los sectores que se dedicaron a la actividad económica privada tienen lazos de dependencia muy fuerte con el capital estadounidense.
Es por eso que están en todos los procesos de sabotaje de la economía y de la política. Quien sabe si ahora comienza a surgir, y viene surgiendo, un sector mixto de capital venezolano y de inversión de otras partes del mundo. Capital brasileño, argentino, uruguayo, en alianza con un nuevo capital privado en Venezuela.

¿Una burguesía fuertemente vinculada al Estado?
Todo ese modelo está en proceso de elaboración. En este momento estamos buscando instrumentos para financiar y construir sectores privados que sean nacionalistas y nos permitan diversificar la economía.

¿Totalmente privado?
Claro. Totalmente. Con financiación, incentivo. De todos los tamaños, pequeño, mediano, grande, vinculado a la tecnología, a la industria, al comercio. Vinculado al capital de otras partes del mundo, Brasil, Argentina, Rusia, China. Capital estadounidense.

Entonces Cuba es inspiración para el chavismo, pero no es un modelo a seguir.
Cada uno tiene sus particularidades. A Cuba le tocó vivir la historia de los años 60, 70, muy marcada por la llamada Guerra Fría. Bien, Cuba fue contra nuestros antiguos modelos políticos, sociales, económicos.

Y se está abriendo…
Cuba tiene su propio proceso de perfeccionamiento del socialismo. Precisamente lo bonito del Alba [Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, integrada por países como Venezuela, Bolivia, Ecuador, Cuba y Nicaragua] es que todos tenemos diferentes modelos de economía. Y diferentes conceptos de lo que es el socialismo en este momento en cada país. Y podemos caminar juntos, y vamos aprendiendo los unos con los otros.

Cree que es posible el socialismo por la vía democrática, como Salvador Allende [ex presidente de Chile que sufrió un golpe militar en 1973] lo intentó, sin éxito?
Hasta ahora, sí, creo que es posible. Creo incluso que, salvo si el imperio estadounidense se vuelve loco y pretende derrotarnos por la fuerza, o invadir este país, el camino de Venezuela seguirá siendo la democracia amplia, profunda, de amplias libertades y transformaciones pacíficas, que son las que de verdad dejan raíces. Toda transformación que se da a través del debate democrático y de la decisión popular son decisiones verdaderas que tienen solidez en la soberanía y en la conciencia de los pueblos.

Si Venezuela continúa teniendo un sector privado fuerte, ¿cómo se llegará entonces al socialismo?
El socialismo tiene varias dimensiones. La principal es la espiritual, la moral, la ideológica, de transformación del ser humano. Y cuando el ser humano de esa sociedad, por todo el proceso de educación, de nueva cultura, de nueva práctica política, de participación, de nuevas relaciones económicas, de producción, comienza a funcionar de otra forma, entonces existen las condiciones para la sociedad socialista, para que se supere el individualismo, el deseo de riqueza individual. Y, cabalgando al mismo paso, vienen las transformaciones a un nuevo modelo económico, que supere, en el caso de Venezuela, el capitalismo rentístico, especulador. Y que siente las bases de una economía productiva, diversificada, que cree riqueza para ser distribuida a través de la salud, educación, alimentación, seguridad social, para que el pueblo tenga niveles de vida dignos, para que se supere la pobreza definitivamente.

Cuando Chávez murió, la presidenta Dilma Rousseff lo elogió, pero dijo que en muchas ocasiones el gobierno brasileño no estuvo de acuerdo con Venezuela.
Nosotros integramos la Unasul [Unión de las Naciones Sudamericanas], el Mercosul, comunidades democráticas donde se debaten ideas. Y cuando se debaten ideas normalmente surgen opciones.

El Banco del Sur, por ejemplo, del que formarían parte los países de América del Sur, no se aprobó todavía en el Congreso brasileño. Está siendo lento.
Usted sabe que los temas que tiene que ver con el parlamento siempre son lentos. Nosotros tenemos una comisión ya de carácter presidencial que reúne a los delegados de cada presidente del banco del Sur. Todo está listo. Solo esperamos que el Congreso brasileño lo apruebe para que entre en vigor de manera rápida, automática.

Brasil tampoco formó parte de TeleSur [emisora financiada por varios países latinoamericanos], el proyecto de gaseoducto del sur [que enlazaría Venezuela, Brasil y Argentina] no avanzó.

Bueno, son proyectos sobre los que se ha debatido. TeleSur es una bonita realidad de comunicación alternativa que venció a la dictadura mediática de las grandes cadenas de televisión. Quien sabe si más adelante [el gobierno brasileño se une al proyecto]. Seguramente las puertas de TeleSur están abiertas al gobierno de la presidente Dilma y de cualquier iniciativa que pueda fortalecerla

¿Y la refinería Abrei y Lima [socia de Petrobras con la petrolera venezolana PDVSA que, hasta ahora, por divergencias en relación a la financiación, cuenta apenas con los recursos de Brasil], cómo está?
No tengo los detalles actualizados, pero sé que ahora marcha mejor. Y que va a tener un final feliz.

La economía se considera una mala herencia de Chávez. La inflación es alta. Hay un cierto nivel de desabastecimiento, del 20%. Y una dependencia muy grande del petróleo. ¿Habrá ajustes en el gobierno?
El día 22 de febrero conversamos cinco horas con el presidente Chávez sobre temas económicos. Y él dijo: “Mire, Nicolás, estamos en una guerra económica”. Porque con la enfermedad del presidente, los intereses económicos nacionales e internacionales se lanzaron a desabastecer [el país] de productos, a especular con los precios y con el valor del dólar. Ellos creían en una hecatombe económica que llegaría a una explosión social y a una desestabilización política. La estamos enfrentado. Vamos a torcer el brazo del dólar paralelo, vamos a torcerlo hasta ahí abajo.

¿Y la inflación?

Es un problema del funcionamiento especulativo del capital. La inflación en los 14 años anteriores del presidente Chávez fue del 34%. Estos 14 años con él, bajó hasta el 22%. Planeamos llevarla a la mitad en los próximos diez años. Ojalá podamos llegar a un solo dígito.

¿Habrá recorte de gastos?
Lo más importante es que los gastos se conviertan en inversión social para proteger al pueblo y económico para generar riqueza en el país. Y eso es una dinámica bendita que va generando muchos cambios en la estructura económica y vacunando al país de la especulación como sistema de fijación de precios y de movimientos de la economía.

Heredero de Chávez concede entrevista exclusiva

07/04/2013 – 02H45

MÔNICA BERGAMO
COLUMNISTA DE FOLHA




2 Comentarios

  1. Angel Arraiz 8 abr, 2013 / 20:33 PM

    Quiero eliminar la pagina y no se puede como hago, soy militante revolucionario pero esto es pura basura

  2. Yetza 9 abr, 2013 / 14:35 PM

    QUE TEATRO!! DONDE ESTA ESCRITO QUE MI COMANDANTE HAYA DICHO QUE ESE TIRANO DE MADURO ES EL HEREDERO O SU HIJO ?????? TODAVIA AOPOYO QUE LA ADORADA MARIA SE LANZARA A PRESIDENTA PERO QUE HAYAN PUESTO A SEMEJANTE CHOFER DE QUINTA QUE CUANDO MI COMANDANTE ESTABA EN VIDA LO COLOCABA POR EL PISO A VOZ POPULI POR MALOO TU ME DIRAS…. TE APOYO ANGEL QUE BASURA ESTA PAGINA NO SABEN NI LO QUE DICEN NI LO QUE ESCRIBEN