¡Wuon!

05 Jun, 2015 | Haga un Comentario

Por: Roberto Malaver

Se acabó el pan de piquito! Esa conversación entre los compañeros presos es de una altura que ríete de los Diálogos de Platón. Es una vaina que no va más allá de Wuon, no Wuon, si Wuon, qué Wuon. Estamos dando un espectáculo bien lamentable. Provoca salir a pedir que nos inscriban en la Misión Robinson Crusoe y que nos regalen el método cubano ese del Yo si puedo y dame más. Un hombre de la universidad de Harvard y Bisnes Administración y no me eches más cartas, viene y te dice “Wuon, eso está listo dentro de cinco días, Wuon”. Y allí se vino abajo el edificio completo de la Biblioteca Nacional del país, porque carajo, mi mamá me mima, mi mamá me ama.

Parece que ya la huelga de hambre le está haciendo mucho daño a los compañeros, porque se están comiendo todas las letras, así como muchos se comen las eses. Esa puede ser la justificación de ese lenguaje tan precario, de ese Wuon que nos duele como una muela, porque nosotros siempre hemos estado políticamente y lingüísticamente por encima de esa cuerda de marginales chavistas que no saben cómo se pronuncia National Endowment for Democracy, vulgar NED. Es decir, que esa grabación, Wuon, nos dejó como unos verdaderos Wuones, porque ahora los chavistas nos están jodiendo con esa vaina, como si Maduro no dijera sus vainas bien raras.

Y además, metimos la pata hasta más allá de donde dice prohibido darle de comer a los animales, porque de paso, llamamos a una marcha el sábado 30, y de repente la MUD dice que no te vistas que no vas y se echa para atrás, y nuestro secretario general recuerda en un tuit que fuimos a votar organizados y ahora en esa marcha nos metemos en un peo, y eso no queda bien ante nuestros fanáticos. Menos mal que Embajada Radonski dijo que él aceptaba el reto y asumía ir a la marcha, pero eso sí, que no llegue hasta Miranda, porque hasta allá no piensa llegar. Y también es cierto que en otra conversación, Wuon, le dicen mariquito a Embajada Radonski, Wuon, es decir, Wuon, que estudió primaria y no jugó con chapitas, Wuon, o sea estamos bien rewuon, porque nos metemos con nosotros mismos y ahora sí es verdad que el poquito de gente que creía en nosotros nos va a mandar bien lejos al carajísimo.

El papá de Margot escuchó atentamente a Pérez Pirela cuando presentó el video por el canal ocho, y cuando terminó se quitó los lentes y se preguntó en voz alta: “¿Ese Wuon será un nuevo partido?”. Se rascó la cabeza y vio para el techo del apartamento. Bajó la vista y vio la puerta del cuarto. Estiró la mano y salió marchando en perfecta formación. Tomó la puerta y le metió su coñazo y se vino abajo, otra vez, el afiche de Embajada Radonski, y un vecino gritó: “Ya basta, Wuon”.

—¿Quién tiene la culpa? -me canta Margot.

 

@DifundeLaVerdad