La derecha es, por naturaleza, patriarcal, machista y misógina

06 Jul, 2015 | Haga un Comentario

Derecha venezolana

Por: Clodovaldo Hernández

La derecha es, por naturaleza, patriarcal, machista y misógina.- Si los líderes de la derecha actual hubiesen vivido en tiempos de la Independencia, habrían sido defensores del rey español. (Incluso, siendo ellos blancos criollos, pardos, negros o indígenas).

Si hubiesen vivido en la época en que se planteó la liberación de los esclavos, ellos habrían sido pro-esclavistas. (Incluso, en el caso de que les hubiese tocado ser personas esclavizadas, habrían sido unos esclavos partidiarios de mantener la esclavitud).

Si hubiesen existido en tiempos en los que se prohibía el voto a las mujeres y los analfabetas, ellos hubiesen sido partidarios de mantener esa prohibición. (Incluso siendo damas u hombres iletrados).

Si hubiesen vivido en Suráfrica el siglo pasado habrían sido militantes del Apartheid. (Incluso, siendo negros).

Así podríamos alargar la enumeración por varios renglones más, pero dejémosla hasta aquí. Lo que queda claro es que nuestra derecha –incluyendo acá toda la ultraderecha y buena parte de la derecha light– es tan recalcitrante, ultraconservadora y retrógrada que siempre se cuadra con la opción más anacrónica, antipopular y atrasada.

No tiene nada de extraño que pongan el grito en el cielo porque el Consejo Nacional Electoral les haya hecho ver que en los tiempos que corren es inaceptable que se presente una propuesta electoral para la Asamblea Nacional y solo se incluya a una o dos mujeres por cada diez personas postuladas.

El aspecto cumbre del asunto es que la Mesa de la Unidad Democrática salga a denunciar la muy natural y lógica exigencia del Poder Electoral, pretendiendo presentarla como una acción antidemocrática, un abuso más del rrrégimen, una nueva tropelía de la dictadura. Y el detalle extremo dentro de ese aspecto cumbre es que algunas de las poquísimas mujeres que tienen figuración en las planchas opositoras saltaron de primeritas a cuestionar al CNE y a defender el derecho que supuestamente asiste a la MUD de postular 80 hombres por cada 20 mujeres.

Los voceros (y las voceras) de la coalición opositora dicen que el rollo es que no les avisaron con tiempo. Pero, caramba, ¿no se supone que un sector que se presenta a sí mismo como la vanguardia democrática del país debería tener internalizada la conducta de la igualdad de género, sin necesidad de que se la impongan mediante un reglamento?

Cabe imaginar las caras de los aliados internacionales de la derecha criolla ante esta nueva llantina contra la autoridad electoral. Se la ponen difícil porque tendrán que montar una argumentación para defender la misoginia política, para avalar el machismo electoral, para justificar el hecho de que en el club de la MUD no se admiten niñas.

Clodoher@yahoo.com

@DifundeLaVerdad