La crisis en la frontera

11 Oct, 2015 | Haga un Comentario

Por: Eleazar Díaz Rangel 

Para decir que se “conocen las fronteras con Colombia”, no es la simple cuestión de haberlas visitado dos o tres veces.

Se requiere conocer a sus gentes, de aquí y de allá, vivirla, recorrerla y cerciorarse de las particularidades de cada zona. No es lo mismo lo que sucede en Guasdualito, ni la vida en ese pueblo, que en Ureña.

Yo no he estado sino circunstancialmente, pero me han contado en abundancia. Casi puede afirmarse que todos esos kilómetros de fronteras están controlados por paramilitares, en primer lugar, y en algunas regiones, junto a los elenos, narcotraficantes, las guerrillas venezolanas y cada vez menos, los faracos. Las Fanb vigilan de este lado.

La vida económica, casi toda ilegal, ha sido y sigue siendo tan intensa que han surgido varios pueblos, hoy muy activos, todos del lado colombiano y, como pueden imaginarse, dependiendo del contrabando; y dominados por los paramilitares, que les cobran altas vacunas por su “protección”.

La zona urbana está igualmente controlada. A Ureña, por ejemplo, la dominan de forma absoluta los paramilitares, nada se mueve sin sus órdenes. En otro extremo, en Guasdualito (Apu), el control se lo han repartido y la han convertido en “una ciudad segura”, con severas advertencias a quienes delinquen y, finalmente, San Cristóbal, “respetan” a las autoridades policiales y militares, pero acosan a sus habitantes con los sobreprecios y la escasez.

Es comentario público que los dos jefes de un sector llamado La Invasión son la Vieja, en Los Rastrojos, que controla San Antonio, Palotal y otras poblaciones y caseríos, pero perdió su ayudante (la Niña), quien estuvo vinculado a los grupos de Álvaro Uribe, cuya detención fue anunciada hace poco por el propio presidente Maduro. Pero se dice que el jefe absoluto, seguramente vinculado a la poderosa mafia que controla la delincuencia antivenezolana, es Jofre Rodríguez y su segundo el “teniente Rodríguez”.

El control que ejercen todas esas fuerzas sobre la zona fronteriza tiene muchas expresiones de las cuales se pueden señalar:

  • Contrabando de extracción que nutre a casi 10 millones de colombianos, hoy limitado con el cierre de la frontera.
  • El dominio o control de las ciudades ya citadas, con especial énfasis del sector llamado La Invasión.
  • La extorsión permanente a los consejos comunales campesinos.
  • El control de los negocios levantados en varios sitios de la frontera (en el municipio Páez).
  • La transferencia de miles de litros de gasolina hacia Colombia.
  • La penetración de drogas en San Fernando de Apure.
  • La infiltración y mantenimiento de grupos paramilitares en varias zonas del país.
  • El manejo de operaciones de cambio monetario a través de varios centros operativos en Cúcuta.
  • La capacidad de reclutar jóvenes venezolanos de la zona para ser sumados a sus filas y ser entrenados como sicarios o correr el riesgo de ser asesinados.
  • Etcétera.

El análisis sobre esta situación y de la entrevista Maduro-Santos, por razones de espacio, se las dejo pendiente para el próximo domingo.


 No se si Tibisay Lucena, la presidenta del CNE, se adelantó o atrasó al advertir que existe una conspiración contra el CNE. La verdad se repite cada año en que hay elecciones en nuestro país. Y no siempre surgido de fuerzas interiores. Ahora fue el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y vendrán otros más agresivos. Como estas del 6D no son presidenciales, le resultará complicado a la oposición, vean si no: en un circuito donde se elijan tres diputados, y que el GPP gane dos y la MUD uno, ¿gritarán que les robaron? ¿Los votos de su diputado son legítimos, pero los del GPP son fraudulentos?
 El periodista chileno Ernesto Carmona acaba de traducir la ultima versión de “Las 25 noticias más censuradas” en EEUU desde 2000 hasta 2015. Será difícil que llegue a Venezuela.
 66 militares detenidos en las fronteras no es una cantidad exagerada entre más de mil efectivos militares repartidos, pero se supone que hay muchos más, de diversas graduaciones, complicados en esas acciones delincuenciales que continúan operando.
 Mientras Rusia incorpora unidades navales en sus certeros combates al terrorismo en Siria, estadounidenses y aliados los acusan sin prueba alguna de que están afectando a los civiles. Dos formas de enfrentar a los terroristas del Estado Islámico (EI).
 En octubre de 1934 se realizó la primera revolución catalana, pero el Ejército la derrotó brutalmente; todos sus directivos, menos uno, fueron detenidos y fusilados.
 Tres ataques sucesivos, en menos de una semana, a instalaciones del Estado dejan en evidencia que no son “mera coincidencia”; se trata de planes de la oposición radical que continuarán hasta el día de las elecciones. Como nunca antes, el Gobierno debe estar supermosca.
 La falta de asistencia a los juegos de pelota, con toda la promoción habida, solo parece tener una explicación: los elevados precios.
 No olviden esto: Agropatria, al no poder reponer los inventarios de semillas importadas para melón y cebolla, hace suponer una grave crisis con altos precios de ambos productos. Agropatria vendía la lata de 100 mil semillas para cebolla en Bs 2.000; ahora por la libre, quizás salida de Agropatria, se puede comprar en Bs 25.000. En un mes, seguramente se venderá en cien mil la lata.
 La revista “Proceso”, una de las mejores de América Latina, publicó hace poco un extenso estudio titulado “Quiénes y cómo espían en México”, a cuya cabeza aparecen el presidente Peña Nieto y varios gobernadores. Como era lógico, ninguna agencia de noticias difundió nada de ese escándalo.
 El papa Francisco dijo en Santa Cruz (Bolivia), en el segundo encuentro mundial de movimiento populares: “Este sistema ya no aguanta. No lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos… Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra, como decía San Francisco”. Como para ponerlo en un cartel en la Catedral de Caracas y otras importantes iglesias.
 El dirigente agrario Roger Marcano dijo hace poco: “Con las divisas entregadas para importar el atún enlatado, se pueden producir en el país 15 mil toneladas generando empleo”. ¿Será posible?

Por: Eleazar Díaz Rangel 

@DifundeLaVerdad