Frontera

28 Ago, 2015 | Haga un Comentario

Por: Roberto Malaver

Se acabó lo que se daba! El Gobierno acaba de tomar otra medida y nosotros nos quedamos con la boca abierta y un comunicado que parece escrito por Pedro Carmona Estanga en ejercicio de su gobierno. Era una vaina que se veía venir, todo el mundo estaba pidiendo el cierre de la frontera en Táchira porque por allí pasaron hasta el queso que había en la mesa y no vale recordar la infamia porque estamos en guerra económica y eso forma parte de la guerra y paz.

Dicen que el 82% en Táchira aprueba la medida y sin embargo, nosotros de atoraos, sacamos ese paracomunicado –como lo llaman algunos– en la madrugada sin saber las consecuencias que esa vaina nos podía traer. Allí está, ya se reunieron las cancilleras de Colombia y Venezuela, y la señora Holguín reconoce que el contrabando de gasolina es más que un bongo que remonta el Arauca. Porque vamos a estar claros, si ese gentío se viene de Colombia para acá, es porque aquí están recibiendo algo que no les dan allá, así de papaya y sobrebarriga es la cumbia.

De paso, esa gente en Cúcuta tiene que agradecerle a Maduro, porque gracias al cierre de la frontera hasta Álvaro –82– Uribe y Santos y ministros y gobernadores se presentaron allá a ver cómo era la vaina. Incluso, parece que un ministro se perdió porque era la primera vez que iba a Cúcuta y todavía lo están buscando. Todo esto nos indica una sola vaina, ya basta de ser hipócrita, no nos cuesta un carajo decir que estamos de acuerdo con firmar contra el Decreto de Obama, que estamos de acuerdo con la OLP y que estamos de acuerdo con el cierre de la frontera y el estado de excepción y al carajo los enfermos. Lo que pasa es que también es verdad que nos han dado todos los dólares del mundo para salir de Chávez primero y Maduro después, y esa vaina ya crea un compromiso, son muchos de los nuestros los que están disfrutando del score. Allí están los muchachos guarimberos y asesinos que ya declararon que recibían dólares convertidos en bolívares y después ellos se convertían en lo que fueron.

También hay que decirlo, cuando cerraron la frontera, al secretario ejecutivo se le abrió el cerebro, y dijo unas vainas que todavía Ramos –Espoleta– Allup no sabe cómo defenderlas: “Yo voy a defender los votos, no defiendo sandeces de este tipo”, parece que apostilló, el hombre.

El papá de Margot estaba viendo la televisión colombiana y se puso de pie y dijo: “Carajo, yo soy hombre de la oposición, pero lo que están diciendo estos medios provoca meterse a chavista”, y a Margot por poco no le dio una vaina cuando lo escuchó. Después se fue al cuarto y le metió un coñazo tan duro a la puerta que en la frontera dijeron: “Estalló un peo en Caracas”.

—Ya me voy de esta tierra y adiós, –me canta Margot.

Por: Roberto Malaver 

@Difundelaverdad