El Coco

11 Nov, 2015 | Haga un Comentario

En pocos días tendrá lugar el balotaje en Argentina, país donde impera un clima electoral tenso de riesgos y amenazas, reseñado y alimentado por políticos y medios de información. Titulares y análisis políticos juegan con palabras cuidadosamente seleccionadas y repetidas que aluden al miedo, temor, peligro, riesgo, amenaza que supone el adversario.

En una breve revisión de impresos destacan los siguientes análisis: “La estrategia del miedo puede volverse en contra advirtieron los encuestadores. Coinciden que es riesgosa para Scioli y que le sirve a Macri para mostrarse como víctima”; “El oficialismo denunció una ‘victimización’ opositora”. “Los supuestos cataclismos si Scioli pierde”; “Queda en evidencia el temor a perder el poder. La campaña del miedo parece ser una buena estrategia del kirchnerismo… hacerle creer a la gente que puede perder las cosas buenas que obtuvo en estos años. Así, para evitar el miedo, la oposición cae en la trampa”.

En ese plan premeditado de alarmismo y amedrentamiento, sustentado en el manejo cuidadoso de hechos y noticias con fines electorales, juega papel importante el caso venezolano y la figura de Nicolás Maduro.

Destacan los siguientes trabajos. “Maduro amenaza con un golpe militar si pierde las elecciones… Un controvertido discurso del presidente venezolano… despertó temores en la oposición política y en gran parte de la población… Sus apocalípticas declaraciones… también sugieren la posibilidad de un autogolpe cívico-militar… La amenaza se produce cuando se derrumba la imagen del mandatario, con un rechazo de 82%… Las campañas del miedo… si están bien articuladas y el mensaje es sensato y verdadero, retribuyen. Maduro tiene mayor nivel de negativos y quizá sea poco creíble”. “Abajo en los sondeos, Maduro apela al miedo para vencer en las elecciones. Mientras más dura aparece la remontada, más se apela a la táctica del miedo y a la épica revolucionaria inspirada en las ‘gestas’ de Hugo Chávez… El paralelismo con lo que sucede en la Argentina es evidente. El sorprendente resultado electoral del opositor Mauricio Macri desató su propia campaña desde el poder kirchnerista, anunciando desastres apocalípticos”. “Campañas gemelas con la Argentina. Hay muchas similitudes en el tono del oficialismo”.

“¡A dormir! ¡A callar! Mira, que viene el coco y te va a llevar”.