Ante la derrota electoral en Argentina urge el triunfo de Venezuela ante el fascismo el 6-D

23 Nov, 2015 | Haga un Comentario

La caída de Argentina en los brazos de las fuerzas de la derecha ,(una derecha fascista, la misma que sostuvo las dictaduras militares),tiene muchas explicaciones; desde las características del candidato ,la desconexión del gobierno peronista con las fuerzas sociales y progresistas, la intensa campaña nacional e internacional para socavar la imagen de la presidenta Cristina y su gobierno, asimismo el carácter descomunal del apoyo económico interno y externo; pues más allá de la situación política argentina, se trataba de dar un golpe noble a los gobiernos progresistas de América Latina, que habían consolidado desde el triunfo de Chávez, Lula, Morales, Correa y Ortega durante la década de los 90.Proceso en el cual la región latinoamericana ofreció una altísima coherencia política e ideológica , que presagiaba por fin la posibilidad de una integración firme y sostenible en el tiempo.

Existen, sin embargo, otros factores a considerar en esta derrota de las fuerzas progresistas y revolucionarias en Argentina; esencialmente consideramos que el resultado electoral tiene que ver con una circunstancia de desmemoria histórica como de inconsciencia de buena parte del pueblo argentino respecto a sus intereses y lo que estaba en juego en esta contienda electoral, en la cual el candidato oficial ganó por escaso margen la primera vuelta. Hubo un exceso de confianza y la consideración que los argentinos que habían tenido un renacer en el periodo de los Kichner, no sacrificarían el proyecto que estos y el peronismo representaban. Aquí valdría la observación sobre la conducta de los gobiernos y partidos de izquierda en el poder, los cuales ponen su énfasis en las reformas, en los beneficios directos a la población en las áreas como salud, educación, pensiones, subsidios, etc; mientras se descuidan otros factores tan importantes como la organización y la educación política de las masas populares que deben ser apoyo solido de la gestión de gobierno.

En lo esencial, en el fondo subyace un problema debilidad ideológica, los gobiernos y partidos piensan que tan solo darles conquistas a la gente, regalos, dádivas, es suficiente para mantener la adhesión y el compromiso político.

Dichas medidas son necesarias y pertinente en el sentido de la cancelación de la deuda histórica contraída con nuestros pueblos mas es necesario trabajar en la elevación de la conciencia y organización, lograr que el pueblo sea actor y no espectador, hacer concreta la nueva democracia participativa y protagónica; ir a la solución de los problemas de carácter estructural, desechando el reformismo como vía y estrategia política. He ahí el problema, la conciencia.

No pasara mucho tiempo en que el llanto y el conflicto sea la nota relevante en Argentina, veremos pronto la políticas neoliberales del gobierno Macri y la respuesta de esa parte del pueblo argentino que ayer eligió a su propio verdugo para gobernarle. Conociendo los antecedentes de la derecha argentina que hoy vuelve a controlar el gobierno, no se hará esperar el expediente represivo ante la reacción popular, pues la tentación represiva está a flor de piel, es consustancial con la naturaleza de la derecha argentina.

En el caso de Venezuela, donde nos preparamos para las elecciones parlamentarias el 6 de Diciembre, Ojala podamos después del 6 de diciembre, después de la victoria, asumir esa tarea urgente de elevar la conciencia, así como construir un verdadero poder popular; nuestros líderes y gobierno deben dejar el temor de entregarle verdadero poder a la gente, pues ese temor conduce al fortalecimiento de la dirección burocrática y sus secuelas de injusticia ,descontento, desilusión y corrupción.

Es necesario derrotar votar contra el fascismo en Venezuela, pero desde una posición crítica y autocrítica, nuestro gobierno debe buscar soluciones reales a los problemas de la gente, eficiencia y más eficiencia necesitamos. Es obligante asumir la dirección permanente de la formación y conciencia del pueblo, no se trata de propaganda, sino de conocimiento. Los medios de comunicación estatales son medios de propaganda mayormente, esa debilidad la observaba el comandante Chávez y sin embargo ,se sigue en lo mismo. Nuevas generaciones de periodistas revolucionarios deberían estar al frente de emisoras , periódicos, revistas, programas de TV y las redes sociales; se necesitan mentes ágiles con ideas frescas, que eduquen, que despierten conciencia más que pretender adoctrinar; hay que darle paso a las nuevas generaciones.

Las elecciones argentinas son diferentes a las de Venezuela, aquellas presidenciales las nuestras parlamentarias, sin duda, ganaremos, triunfará el chavismo; ratificaremos al gobierno de Nicolás Maduro; los opositores que se relamen y gozan hoy la victoria de Macri, el retroceso histórico de Argentina, piensan que esto es un gran aliciente y que sucederá lo mismo en Venezuela, acá no habrá retroceso, habrá ratificación del proyecto de Chávez y la celebración de la mayoría del pueblo patriota, Venezuela seguirá representando la realidad de esa imagen de nuestro himno nacional…”si el despotismo levanta la voz, seguir el ejemplo que caracas dio”.